Instinto Cosmopolita

 Bogotá - Colombia.

Síguenos en 

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle
Logo Biwa Rocca-07.png
Entradas Destacadas

Los Hombres de mi época.

April 3, 2018

1/2
Please reload

Búsqueda Por Tags:
Please reload

Suscribete
 

Los Hombres de mi época.

April 3, 2018

Los hombres se han ido adaptando a los nuevos esquemas de la sociedad. Hoy son ellos quienes a través de su asistencia constante a las mujeres, han logrado construir nuevos patrones colaborativos que vigorizan las familias y el entorno social.

Se hace necesario repasar en torno a la transformación que se ha venido dando en la sociedad. Cuantiosas mujeres están ocupando puestos laborales que anteriormente eran solo atesorados por los hombres, mujeres trabajadoras, llenas de retos diarios, las mismas que a menudo se vean atrapadas en largas jornadas laborales. Paralelo a esto, han surgido hombres comprometidos, dedicados, que apoyan a sus mujeres y trabajan a la par en los quehaceres del hogar y en la crianza compartida de los hijos.

 

Agudizando mi vista hacia los hombres que tengo junto a mi, me deleito con un esposo entregado a su trabajo, disciplinado, comprometido con su familia, batallando hombro a hombro por mis sueños, esos que ha hecho suyos también. Reparo a mi hijo adolescente y observo con gran asombro que no sólo ha crecido en tamaño, también su mente rápida e insistente, va más allá de lo que creo sea posible, emitiendo reflexiones tan imponentes que hacen que me vea irradiada en el. Observo a mi hermano estrenándose como padre, adaptándose a su nuevo rol y respaldando a su esposa que cumple con estrictos horarios de oficina. Navego entre mis memorias y reflexiono sobre uno de los hombres más importantes en la vida de toda niña, la figura irreemplazable del padre, y por ende la del mío también.

 

Mi padre, un hombre que muy pocos conocen en sus mares más profundos, de carácter reservado, pensativo y aparentemente de escasa habilidad comunicativa. Un hombre de infinita inteligencia y sabiduría, de mente brillante, estricto y duro para ciertos matices de la vida y abierto y comprensivo en otros contextos.

 

De mi padre heredé su color de piel, el pelo ondulado, las cejas encontradas, la fuerza de mi carácter, la forma como enfrento los retos de la vida, su gusto y el respeto por el arte y la cultura, la facilidad en la escritura, ya que hace poco descubrí, que fue escritor en sus épocas juveniles en el periódico El Heraldo de la ciudad de Barranquilla.

 

A él le debo que esté ejerciendo esta carrera. Me apoyó y me convenció cuando en el inicio dudaba entre escoger y abrirme paso en el camino de las artes u optar por recorrer el sendero ya trazado y seguro de las carreras tradicionales.

 

Mi padre, de esos hombres poco expresivos y cariñosos, de los que ha demostrado siempre su amor con pinceladas de caritas felices con finos oleos de salsa de tomate encima de un huevo revuelto, aquel que de niña me lavaba todos los domingos el cabello mientras escuchábamos su música favorita, el con medio vaso de whiskey lleno de hielo, y yo con medio vaso de coca cola. Aquel que me dejaba acompañarlo cuando el iba a guardar su carro en un parqueadero y sostenía mi mano mientras yo escalaba cada muro en nuestra caminata de regreso a casa. Es el mismo hombre que ahora se sienta en el suelo a juguetear con mis hijos, llenándolos de mimos y besos, esos que tenía reservados para ellos.

 

Yo, su mejor regalo, no porque mi hermano mayor no lo sea también; mas bien porque llegué después de la pérdida de mi hermano Arturo, después de dos varones en casa, en la época en que el sexo se sabía al momento de nacer, llegué justo un 4 de Abril, hace más de 30 años, como regalo para su cumpleaños. Mi padre, ejemplo de hombre de esta época, gracias por permitirme compartir mi cumpleaños contigo.  

 

1/3

 

Please reload